top of page

¿Cómo prepararse para comprar una casa?



El hogar es donde creas memorias con tu familia o seres queridos y también es la compra más grande que la mayoría de las personas hacen. Lo cual significa que si estás pensando en comprar en algún momento, querrás estar preparado financieramente de la mejor manera posible.


Primero, por supuesto, está la pregunta de si realmente tiene más sentido financiero para ti alquilar o comprar en este momento. Pero si la respuesta es "comprar", querrás empezar a pensar en cosas como ahorrar para un pago inicial, reducir lo que se llama tu relación deuda-ingresos y mejorar tu puntuación crediticia. Estos puntos son clave para ayudarte a obtener la casa que deseas, pero pueden llevar algún tiempo prepararse.


Aquí te dejamos algunos pasos a seguir a medida que te acercas a estar list@ para comprar:


1.    Comienza a ahorrar (o invertir) para un pago inicial

El consejo financiero tradicional dice que deberías apuntar a acumular un pago inicial entre el 10% al 30%, por lo que si quisieras comprar una casa en Mexico de $800,000 pesos mexicanos por ejemplo, necesitarías $80,000 pesos mexicanos en efectivo; si estás en Colombia y deseas comprar una casa de $300.000.000 pesos colombianos, necesitarías $30.000.000 de pesos colombianos.

Este es el estándar por muchas buenas razones (y lo recomendamos firmemente si puedes hacerlo). Aún así, ahorrar el 10% puede parecer imposible en algunos mercados y no es imposible obtener una hipoteca con un pago inicial más pequeño. De cualquier manera, querrás ahorrar tanto como puedas con anticipación para tener un pago inicial lo más grande posible. Si quieres comprar en el próximo año o dos, recomendamos guardar el dinero en una cuenta de ahorros. Si tienes más tiempo, generalmente recomendamos invertir en ese dinero. Si eres un miembro de Zumma puedes llevar control de tus gastos y ahorros para llegar a la meta que te propongas para comprar la casa de tus sueños.


2.    Si tienes deudas, paga tanta deuda como puedas

Llevar algo de deuda puede ser parte de construir tu crédito, porque acumular un historial de pagos a tiempo es parte de mantener un buen puntaje crediticio. Pero tu hipoteca probablemente sea la deuda más grande que llevarás, y los prestamistas van a examinar muy de cerca cuánto tienes de deuda y cómo la has pagado en el pasado. En particular, los prestamistas de hipotecas revisarán tu relación deuda-ingresos. Tiene sentido, porque lo que quieren saber es que tendrás suficiente dinero para pagarles cómodamente cada mes sin caer en números rojos. Querrán que toda tu deuda, tarjetas de crédito, préstamos estudiantiles, préstamos para automóviles, todo, sume aproximadamente el 28-36% de tus ingresos. Algunos prestamistas pueden estar dispuestos a trabajar contigo con una relación deuda-ingresos más alta, pero probablemente vendrá con más condiciones desfavorables para ti. Además, si te encuentras en esa situación, puede que no sea la decisión correcta para ti asumir aún más deuda y comprometerte con eso en pagos mensuales fijos en este momento.

Esa es la otra razón por la que la deuda y el crédito son prioritarios: es posible que necesites ajustar tu presupuesto por un tiempo. Puede llevar algún tiempo y es posible que decidas que aún no puedes hacerlo. Puedes comenzar con algunos consejos para ayudarte a pagar tus tarjetas de crédito y hacer un presupuesto. En Zumma te damos las herramientas para hacer y llevar tu presupuesto.


3.    Disputa cualquier error que encuentres

Busca cualquier error: cargos que nunca hiciste, deudas que pertenecen a un ex o familiar, pagos que realizaste que figuran como omitidos, cosas así con tus tarjetas de crédito y prestamistas. Si tienes algo que disputar... bueno, digamos que no lo ponen fácil. Las disputas aparecen en los comentarios de tu informe, incluso si se enumeran como "cerradas". Así que tendrás que verificar para asegurarte de que se resuelvan completamente. Si no es así, también necesitas solicitarlo.


5.    Verifica tu historial de pagos

Cómo has pagado tu deuda también es importante para los prestamistas y los programas de hipotecas. Más de uno o dos pagos atrasados en los últimos cinco a siete años generalmente te cerrarán las puertas a los mejores términos del préstamo, e incluso un pago atrasado puede impedirte ser elegible por completo.


Con todo en orden, estarás list@ para sumergirte en el proceso de comprar una casa y elegir y solicitar hipotecas.

2 views0 comments

Comentários


bottom of page