top of page

El vínculo entre la salud mental y tus finanzas



La salud mental y las finanzas son aspectos fundamentales de nuestra vida que a menudo están interconectados de formas sorprendentes. Varios estudios han demostrado un vínculo cíclico entre las preocupaciones financieras y los problemas de salud mental, como la depresión, la ansiedad y el abuso de sustancias.


Los problemas financieros afectan negativamente tu salud mental. El estrés por deudas u otros problemas financieros te hace sentir deprimido o ansioso. En este blog, exploraremos la relación entre la salud mental y las finanzas personales, y cómo cuidar ambas áreas puede tener un impacto positivo en tu bienestar general. Descubrirás cómo el estrés financiero puede afectar tu salud mental, cómo los problemas de salud mental pueden influir en tus finanzas y, lo más importante, cómo puedes tomar medidas para cultivar una salud mental sólida y una estabilidad financiera duradera.


1. El impacto del estrés financiero en tu salud mental: El estrés financiero, como la deuda, la falta de empleo o los ingresos insuficientes, puede generar ansiedad, depresión y otros problemas de salud mental. El estrés financiero puede afectar tu bienestar mental en general y aumentar el riesgo de desarrollar problemas de salud mental.


2. Gasto impulsivo y salud mental: Algunas personas pueden incurrir en gastos o compras impulsivas como una forma de hacer frente a la angustia emocional o problemas de salud mental. Este comportamiento puede llevar a la inestabilidad financiera y empeorar la condición de salud mental subyacente.


3. Mala gestión financiera y salud mental: Las dificultades para manejar las finanzas, como la falta de habilidades para elaborar presupuestos o el gasto excesivo, pueden llevar a la inestabilidad financiera y contribuir a sentimientos de frustración, impotencia y ansiedad. Estas emociones pueden afectar negativamente la salud mental.


4. Acceso limitado a la atención de salud mental: Las limitaciones financieras pueden impedir que las personas busquen atención adecuada para su salud mental cuando la necesitan. El costo de la terapia, los medicamentos u otros servicios de salud mental puede crear barreras para acceder a un tratamiento esencial, lo que potencialmente empeora los problemas de salud mental.


5. Productividad laboral y estabilidad financiera: Los problemas de salud mental, como la depresión, la ansiedad o el agotamiento, pueden afectar significativamente la productividad laboral y perjudicar el desempeño profesional. Esto puede llevar a una reducción de los ingresos, la pérdida del empleo o dificultades para avanzar en la carrera, afectando la estabilidad financiera.


6. Costos de atención médica: Las condiciones de salud mental a menudo requieren tratamiento profesional y medicamentos, lo cual puede resultar costoso. La carga financiera de los costos de atención médica, especialmente en ausencia de una cobertura de seguro adecuada, puede ejercer presión sobre las finanzas y potencialmente empeorar la salud mental.


El deterioro de tu salud mental dificulta la gestión del dinero. Puede resultarte más difícil concentrarte o no tener la energía para hacer frente a una creciente pila de facturas. O puedes perder ingresos al tomarte tiempo libre en el trabajo debido a la ansiedad o la depresión.


Estas dificultades para manejar el dinero conducen a más problemas financieros y empeoran los problemas de salud mental, y así sucesivamente. Quedas atrapado en una espiral descendente de crecientes problemas monetarios y deterioro de la salud mental.

No importa cuán desalentadora pueda parecer tu situación en este momento, hay una salida. Estas estrategias pueden ayudarte a romper el ciclo, aliviar el estrés de los problemas financieros y encontrar estabilidad nuevamente.


Consejo 1: Habla con alguien cuando te enfrentas a problemas financieros.


A menudo hay una fuerte tentación de guardar todo para ti y tratar de resolverlo solo. Muchos de nosotros incluso consideramos que el dinero es un tema tabú, algo que no debe discutirse con los demás. Puedes sentirte incómodo al revelar cuánto ganas o gastas, avergonzado por errores financieros que hayas cometido o apenado por no poder proveer para tu familia. Pero guardar todo para ti solo empeorará tu estrés financiero. En la economía actual, donde muchas personas están luchando sin culpa propia, es probable que encuentres a otros que sean mucho más comprensivos con tus problemas.


No solo hablar cara a cara con un amigo de confianza o un ser querido es un medio comprobado para aliviar el estrés, sino que hablar abiertamente sobre tus problemas financieros también puede ayudarte a poner las cosas en perspectiva. Mantener las preocupaciones financieras para ti solo las amplifica hasta que parecen insuperables. El simple acto de expresar tus problemas a alguien en quien confías puede hacer que parezcan mucho menos intimidantes.


La persona con la que hables no tiene que ser capaz de solucionar tus problemas o ofrecerte ayuda financiera. Para aliviar tu carga, solo necesitan estar dispuestos a hablar sobre las cosas sin juzgar ni criticar. Sé honesto acerca de lo que estás pasando y las emociones que estás experimentando. Hablar sobre tus preocupaciones puede ayudarte a entender lo que estás enfrentando y tu amigo o ser querido incluso puede ofrecer soluciones que no habías considerado por tu cuenta.


Consejo 2: Evalúa tus finanzas


Si te resulta difícil llegar a fin de mes, es posible que creas que puedes aliviar tu estrés dejando facturas sin abrir, evitando las llamadas de los acreedores o ignorando los estados de cuenta bancarios y de tarjetas de crédito. Pero negar la realidad de tu situación solo empeorará las cosas a largo plazo. El primer paso para idear un plan para resolver tus problemas de dinero es detallar tus ingresos, deudas y gastos durante al menos un mes.

Existen varios aplicaciones, incluida Zumma, que pueden ayudarte a llevar un registro de tus finanzas a partir de ahora, o puedes trabajar hacia atrás reuniendo recibos y examinando los estados de cuenta bancarios y de tarjetas de crédito. Obviamente, algunos problemas financieros son más fáciles de resolver que otros, pero al evaluar tus finanzas tendrás una idea mucho más clara de tu situación. Por desalentador o doloroso que pueda parecer el proceso, llevar un registro detallado de tus finanzas también puede ayudarte a empezar a recuperar un sentido muy necesario de control sobre tu situación.


Incluye todas las fuentes de ingresos. Además de cualquier salario, incluye bonificaciones, beneficios, pensión alimenticia, manutención de menores o cualquier interés que recibas.

Lleva un registro de todos tus gastos. Cuando te enfrentas a una pila de facturas vencidas y deudas acumuladas, comprar un café de camino al trabajo puede parecer un gasto irrelevante. Pero los gastos aparentemente pequeños pueden acumularse con el tiempo, así que lleva un registro de todo. Comprender exactamente cómo gastas tu dinero es clave para hacer un presupuesto y diseñar un plan para abordar tus problemas financieros.

Enumera tus deudas. Incluye facturas vencidas, cargos por pagos atrasados y enumera los pagos mínimos a pagar, así como cualquier dinero que debas a familiares o amigos. Identifica patrones y desencadenantes de gasto. ¿Te aburres o un día estresante en el trabajo te lleva a ir de compras o a comprar en línea? Cuando los niños se comportan mal, ¿los mantienes tranquilos con comidas costosas en restaurantes o para llevar en lugar de cocinar en casa? Una vez que seas consciente de tus desencadenantes, podrás encontrar formas más saludables de lidiar con ellos en lugar de recurrir a la "terapia de compras".

Busca realizar cambios pequeños. Gastar dinero en cosas como un periódico por la mañana, un sándwich a la hora del almuerzo o cigarrillos durante el descanso puede resultar en un gasto mensual significativo. Si bien puede ser irrazonable privarte de todos los pequeños placeres, reducir los gastos no esenciales y encontrar pequeñas formas de reducir tus gastos diarios realmente puede ayudar a liberar dinero adicional para pagar las facturas.

Elimina los gastos impulsivos. ¿Alguna vez has visto algo en línea o en una tienda que simplemente tenías que comprar? Comprar impulsivamente puede arruinar tu presupuesto y agotar tus tarjetas de crédito. Para romper el hábito, intenta establecer una regla de esperar una semana antes de realizar cualquier compra nueva.

Sé compasiv@ contigo mism@. Mientras revisas tus deudas y hábitos de gasto, recuerda que cualquiera puede tener dificultades financieras, especialmente en momentos como estos. No utilices esto como una excusa para castigarte por errores financieros percibidos. Date un respiro y concéntrate en los aspectos que puedes controlar mientras buscas avanzar. Cuando tus problemas financieros van más allá del dinero Consejo 3: Haz un plan y síguelo


Así como el estrés financiero puede ser causado por una amplia gama de diferentes problemas de dinero, también existen una amplia gama de posibles soluciones. El plan para abordar tu problema específico podría ser vivir con un presupuesto más ajustado, reducir la tasa de interés de tu deuda de tarjeta de crédito, controlar tus compras en línea, buscar beneficios gubernamentales, declararte en bancarrota o encontrar un nuevo trabajo o una fuente adicional de ingresos.

Si has evaluado tu situación financiera, eliminado los gastos discrecionales e impulsivos, y tus gastos aún superan tus ingresos, esencialmente hay tres opciones disponibles: aumentar tus ingresos, reducir tus gastos o ambas cosas. Cómo abordar cualquiera de esos objetivos requerirá hacer un plan y seguirlo.

Identifica tu problema financiero. Después de haber evaluado tu situación, deberías poder identificar claramente el problema financiero al que te enfrentas. Puede ser que tengas demasiada deuda de tarjeta de crédito, ingresos insuficientes o gastas demasiado en compras innecesarias cuando te sientes estresado o ansioso. O tal vez sea una combinación de problemas. Haz un plan separado para cada uno.

Diseña una solución. Genera ideas con tu familia o un amigo de confianza, o consulta un servicio de asesoramiento financiero. Puedes decidir que hablar con las compañías de tarjetas de crédito y solicitar una tasa de interés más baja te ayudaría a resolver tu problema. O tal vez necesites reestructurar tu deuda, eliminar los pagos del automóvil, reducir el tamaño de tu vivienda o hablar con tu jefe sobre trabajar horas extras.

Pon tu plan en acción. Sé específico acerca de cómo puedes llevar a cabo las soluciones que has ideado. Tal vez eso signifique cortar las tarjetas de crédito, buscar trabajo en redes de contactos, inscribirte en un banco de alimentos local o vender cosas en eBay para pagar las facturas, por ejemplo.

Monitorea tu progreso. Como todos hemos experimentado recientemente, los eventos que afectan tu salud financiera pueden ocurrir rápidamente, por lo que es importante revisar regularmente tu plan. ¿Hay aspectos que funcionan mejor que otros? ¿Cambios en las tasas de interés, tus gastos mensuales o tu salario por hora, por ejemplo, significan que debes revisar tu plan?

No te dejes desviar por contratiempos. Todos somos humanos y sin importar cuán estricto sea tu plan, es posible que te desvíes de tu objetivo o que algo inesperado ocurra y te descarrile. No te castigues, pero vuelve al camino lo antes posible. Cuanto más detallado sea tu plan, menos impotencia sentirás sobre tu situación financiera.

Consejo 4: Crea un presupuesto mensual


Independientemente de tu plan para aliviar tus problemas financieros, establecer y seguir un presupuesto mensual puede ayudarte a mantenerte encaminado y recuperar tu sentido de control. Incluye gastos diarios en tu presupuesto, como alimentos y el costo de los desplazamientos al trabajo, así como el alquiler mensual, la hipoteca y las facturas de servicios públicos. Para los artículos que pagas anualmente, como el seguro de automóvil o los impuestos a la propiedad, divídelos por 12 para que puedas apartar dinero cada mes. Si es posible, trata de incluir gastos inesperados, como un copago médico o el costo de reparaciones en el hogar o el automóvil.

Establece pagos automáticos siempre que sea posible para garantizar que las facturas se paguen a tiempo y evitar pagos atrasados y aumentos en las tasas de interés. Prioriza tus gastos. Si tienes dificultades para cubrir tus gastos cada mes, puede ayudar priorizar dónde va tu dinero primero. Por ejemplo, alimentarte a ti mismo y a tu familia y mantener encendida la electricidad son necesidades. Pagar tu tarjeta de crédito no lo es, incluso si estás atrasado en los pagos y tienes empresas de cobranza de deudas acosándote.

Sigue buscando formas de ahorrar dinero. La mayoría de nosotros puede encontrar algo en nuestro presupuesto que podemos eliminar para ayudar a llegar a fin de mes. Revisa regularmente tu presupuesto y busca formas de reducir gastos.

Consejo 5: Gestiona tu estrés en general


Resolver problemas financieros tiende a implicar pequeños pasos que dan resultados a lo largo del tiempo. En el clima económico actual, es poco probable que tus dificultades financieras desaparezcan de la noche a la mañana. Pero eso no significa que no puedas tomar medidas de inmediato para aliviar tus niveles de estrés y encontrar la energía y la tranquilidad mental para enfrentar mejor los desafíos a largo plazo. Mantente en movimiento. Incluso un poco de ejercicio regular puede ayudar a aliviar el estrés, mejorar tu estado de ánimo y energía y mejorar tu autoestima. Apunta a 30 minutos la mayoría de los días, divididos en ráfagas cortas de 10 minutos si eso es más fácil. Practica una técnica de relajación. Tómate tiempo para relajarte cada día y darle un descanso a tu mente del constante preocuparse. La meditación, los ejercicios de respiración u otras técnicas de relajación son excelentes formas de aliviar el estrés y restablecer un equilibrio en tu vida.

Prioriza tu sueño. Sentirse cansado solo aumentará tu estrés y patrones de pensamiento negativos. Encontrar formas de mejorar tu sueño durante este momento difícil ayudará tanto a tu mente como a tu cuerpo.

Mejora tu autoestima. Justa o injustamente, experimentar problemas financieros puede afectar tu autoestima. Pero hay muchas otras formas más gratificantes de mejorar tu sentido de valía. Ayudar a los demás a través del voluntariado puede aumentar tu confianza y aliviar el estrés y la ansiedad, además de ayudar a una causa digna. O puedes pasar tiempo en la naturaleza, aprender una nueva habilidad o disfrutar de la compañía de personas que te aprecien por lo que eres, y no por tu saldo bancario.

Come alimentos saludables. Una dieta saludable rica en frutas, verduras y omega-3 puede ayudar a apoyar tu estado de ánimo y mejorar tu energía y perspectiva. Y no tienes que gastar una fortuna, hay formas de comer bien con un presupuesto.

Agradece las cosas buenas en tu vida. Cuando te atormentan las preocupaciones financieras y la incertidumbre económica, es fácil centrar toda tu atención en lo negativo. Si bien no tienes que ignorar la realidad y pretender que todo está bien, puedes tomar un momento para apreciar una relación cercana, la belleza de una puesta de sol o el amor de una mascota, por ejemplo. Puede darle un respiro a tu mente del constante preocuparse, ayudar a mejorar tu estado de ánimo y aliviar tu estrés. La salud mental y las finanzas personales son aspectos esenciales de nuestra vida, y entender su relación puede ayudarnos a tomar decisiones más informadas y cuidar nuestro bienestar general. Al abordar los desafíos financieros y prestar atención a nuestra salud mental, podemos crear una base sólida para una vida plena y equilibrada. Recuerda que buscar apoyo profesional cuando sea necesario y adoptar medidas prácticas para mejorar tanto tu salud mental como tus finanzas pueden marcar una gran diferencia en tu bienestar a largo plazo. ¡Cuida de ti mism@ y de tus finanzas, son inversiones que siempre valen la pena!

2 views0 comments
bottom of page